sábado, 27 de octubre de 2012

Crónica: "VIII Triatlón Titan de la Sierra de Cadíz"

¡¡ Finisher Titan 2012 ¡¡


Si señores si. Como podréis ver en la foto de cabecera, después de unas largas 6 horas 36 minutos y 31 seg., nuestro Triatleta Caletero felizmente se convirtió por segunda temporada consecutiva en "Finisher Titanero". En esta ocasión, nuestro Triatleta Caletero disfrutó de lindo de la dura triprueba serrana pese a la lluvia y el frió que la hicieron más dura aún si cabe. Tras pasarlo tan mal y sufrir tanto en la edición titanera del pasado año, el gaditano se propuso disfrutar de esta edición de principio a fin independientemente de la marca o tiempo que finalmente lograra. Y de que manera lo hizo. Ya sabéis que cuando el gaditano se presenta con tal premisa en la línea de salida de una competi, es rara la vez que no lo borda. Y tanto que lo bordó. No solo disfruto a más no poder de cada uno de los 113 kms. de los que se componía la dura y exigente tri-prueba (2 kms. de Natación + 92,43 kms. de Ciclismo + 18,81 kms. de Carrera a Pie), sino que incluso le pegó un "gran bocao" de más de 36 min. a sus 7 h. 12 min. 47 seg. del  año pasado. Ahí es nada. Tiempo más que bueno, y más aún si tenemos en cuenta como ya os decimos, las condiciones extremas de lluvia y frío con las que se desarrollo la prueba, que hizo que nuestro pupilo perdiera valiosos minutos sobre todo en las pronunciadas bajadas del recorrido: Palomas-Grazalema, Benaocaz-Ubrique, Boyarín, Palomas-Zahara. Ya sabéis lo malo que es nuestro TriCaletero bajando con su flaca en seco, pues imaginense como lo pudo hacer con la carretera mojada. Dicen muchos que lo vieron in situ que iba más rápido para arriba que para abajo, menuda papeleta la del gaditano.

Así que...de auténtico lujo. Nuevo objetivo, y meta alcanzada por nuestro infatigable deportista en esta magnifica temporada que con esta prueba todo sea dicho de paso puso fin. Se propuso a principio de temporada rebajar su marca titanera del año pasado, y así lo ha hecho, y como veis de una manera aplastante. ¡¡36 min. menos ¡¡...y lo mejor de todo, siempre con una sonrisa en su boca tal como a nosotros nos gusta verlo. De Krak.

Tras regresar de vacaciones (y menudas vacaciones...jejeje), aun estamos con el síndrome postvacacional metido en el cuerpo, y no estamos aún a pleno rendimiento ni mucho menos. Así que en esta ocasión y esperemos que sepan disculparnos, no nos extenderemos demasiado en la crónica en si de la prueba de nuestro deportista, crónica que por ello os resumiremos de manera escueta y breve. Así que, sin más dilación, comenzamos:

Tras pernoctar en la bonita localidad de Benamahoma, nuestro pupilo muy tempranito y con mucho tiempo de antelación tal como a el le gusta hacerlo, se presentó con todas sus tri-herramientas de trabajo a cuestas, en el pantano de Zahara de la Sierra, epicentro de la prueba serrana. Mucho más tranquilo que en el "Titan" de la temporada pasada, preparó con mimo y esmero todo su tringlao, a la vez que iba saludando y abrazando a todos los tri-amigos que iban accediendo a boxes.

Una vez todo listo y revisado, nuestro TriCaletero sin más se enfundó en su traje de neopreno y muy tranquilamente y muy concentrado accedió y se introdujo poco a poco en las plácidas aguas del pantano, nada que ver con el estado de la misma el año pasado. La salida se daría desde el interior del agua, por lo que  aprovechando para calentar un poco nadando muy suave se desplazó hasta la línea de salida situada a unos 150 m. de acceso al pantano. Sin más "cucamente" se colocó lo más a la izquierda que pudo, para así encarar lo mas directamente posible la primera bolla de giro y no nadar ya desde inicio más metros de la cuenta. Tras varios minutos de intensa espera, en los oídos de nuestro tricaletero se oyó el esperado y tradicional cohetazo de salida...¡¡ Sssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss.......PLAAAAAAAFFFFFFF ¡¡....


..."¡¡ Al lio, montepio...¡¡Vamooossssssssss Vamooosssssssss Go Go Go ¡¡". Nuestro Triatleta Caletero, inicio fuerte este primer sector, con idea de evitar golpes, paradas y cambios de trayectoria varias por las típicas masificaciones que se producen en las salidas. Derivado de ello, salida limpia como pocas, tras la cual nuestro deportista se tranquilizo, calmó su impetu inicial de prueba, y se autoimpuso el ritmo crucero del día, que para no forzar y desgastar lo menos posible, tenía contemplado marcar entre los 1:50-1:55 los 100 m. Antes de llegar a la primera boya de giro, ya iba clavando como un reloj dicho ritmo. Nadando placidamente, y sin ningún tipo de incidencia (solo las típicas aglomeraciones en los giros de boya), completó la primera de las dos vueltas del sector, con muy buenas sensaciones. La 2º vuelta fue un calco de la primera. Sin incidencias ninguna y disfrutando de las maravillosas vistas, completo los segundos 1.000 m. sin ningún contratiempo. Eso si, la primera vuelta la desarrolló de manera integra sin ayuda de unos "pies aliados", pero esta segunda con la idea de desgastar menos aún,  la hizo siempre a los pies de algun triatleta cercano. Esto último hizo que nuestro pupilo nadará más rápido esta segunda vuelta que la primera. En ello, también tuvo que ver el  notable cambio de ritmo que protagonizó nuestro TriCaletero desde la última boya de giro hasta el acceso de salida del pantano. Sin más, muy entero y con la sensación de poder podido nadar más rápido, salió de las aguas del pantano, pletórico de fuerzas que es lo que realmente quería hacer. El gaditano finalmente marcó un buen tiempo de 37 min. con 46 seg.  (a un ritmo medio de 1:53 min. los 100 m.) en este primer sector de un poco más de 2.000 m., saliendo del agua el 113.


De allí, y arriado por los ánimos de su "afisión", rápidamente a  la carrera a su box (muy arriba a solo unos 10 m. de la salida del mismo), mientras ya se quitaba la parte superior de su traje, las gafas y el gorro. Una vez allí, se terminó de quitar el traje..."¡¡ Que pelete no...ufffffffff ¡¡"...y se transformó en unos minutos en el Triatleta Caletero en su versión ciclista. Calcetines, guantes, maillot, gafas, zapatillas, portadorsal, y casco. A nuestro TriCaletero al ponerse el maillot, se le quedó enganchado en la manga su inseparable gps, y cual fue el tirón que le dio con los nervios, que rompió de cuajo la correa del mismo. ¡¡ Me cago en tos mis muertos...y ahora que ???? ¡¡. Primera Globeria del día. Nuestro TriCaletero ni corto ni perezoso, interrumpe su T1, para intentar arreglar la correa de su gps...¡¡ Ah, que no se ha partido...solo se le ha salido el pincho de la correa ¡¡. Y no contento con ello, se pone a buscar el pincho por el suelo, con idea de arreglarlo. Vaya papeleta la de nuestro TriCaletero. ¡¡ Illo, has visto por aquí un pinchito de estos del reloj ????¡¡. Le pregunta al triatleta del lado de su box que había acabado de llegar...que papeleta. Para que hubierais visto la cara de perplejidad del triatleta al cual le pregunto. Pero mas perplejo nos quedamos nosotros cuando el triatleta de al lado, también se puso a buscar el pinchito...jajajajaja esto es compañerismo, para que después digan que el triatlón cada uno va a lo suyo. ¡¡ Illo, da igua no te preocupes, lo dejaré aquí, total hoy me voy a tomar esto de manera tranquila y sosegada, asi que al tiempo le van a dar por culo¡¡. Que bien le vino, a nuestro TriCaletero que dejará su gps en la cesta de su box. A partir de esos momentos, iría sin presión de tiempos y medias algunas, con lo bien que le sienta eso a nuestro pupilo. Sin más, bajo del box  a su preciosa cannondale, con nuevas cubiertas para la ocasión, y a la carrera salió del box, finalmente como decimos sin su gps. Nuestro pupilo tardó en esta bloguera T1, unos 6 minutos aproximadamente...muy lento, pero más lento pudo ser si llega a encontrar el pincho del gps, y lo intenta poner. Menudo plan el de nuestro TriCaletero, menudo plan.

Sin más, se montó a lo Gomez Noya sobre su montura, iniciando así el largo, duro y exigente 2º sector de Ciclismo. Primera barrita del día para la buchaca, y raudo y veloz, se dirigió hasta el inicio del Puerto de las Palomas, primer puerto del día. Nuestro TriCaletero subió las Palomas muy tranquilito, con toda la tranca ya metida, intentando en todo momento entrar en calor porque llevaba las dos piernas como dos columnas romanas, por culpa del frio de estos primeros kilómetros del sector en los que aun estaba mojado y húmedo de la natación. Poco a poco y placidamente, sin sufrimiento aparente, subió las Palomas, disfrutando de las vistas y de los muchos triatletas que le adelantaban, como el gran Antonio Huertos, con el que incluso mantuvo una larga y entretenida charla gaditana triatlética. Sin más y no sabemos en que tiempo, coronó el primer puerto del día, aún sin haber terminado de entrar en calor y con cierto pelete aun en el cuerpo (se quiso hacer el duro y el valiente y solo llevaba debajo de su mono la chaquetilla de ciclismo de mangas cortas de su club, sin chubasquero ni nada de abrigo que tanto echaría en falta a la primeras de cambio).

El pelete de nuestro pupilo empeoró en demasía cuando encaró la bajada de las Palomitas hasta Grazalema. Nuestro TriCaletero casi que se muere de frio (hasta los dientes le chirriaban), debido a lo frió y húmedo del ambiente, con espesa neblina incluida cuya minúscalas partículas de agua le calaban hasta los huesos. ¡¡ Sus muertos tos..,que frío cojone ¡¡. A eso se le sumaba la excesiva propia tensión y nerviosismo de nuestro TriCaletero, al acometer esas bajadas y curvas con el piso totalmente mojado con el miedo que eso le da..."pa verse matao y no contarlo". Ni os podéis ni imaginar el frío que paso nuestro pupilo en la bajada de las Palomitas hasta Grazalema.

Una vez en Grazalema, parece que el frente frío de las Palomitas paso, y el sol salió para darle un poco de calor a los congelados triatletas. Sol que respetó, en la subida al Puerto de los Alamillos, y en parte de algunos kilómetros de la parte de llaneo que separaba Grazalema de Villualenga del Rosario, que hizo siempre en compañía (nunca a rueda) del gran Pare del Córdoba, Emilio.

Nuestro TriCaletero seguía con su plan de alimentación e hidratacion a rajatabla dentro de los tramos estipulados. Al pasar Villaluenga de nuevo la lluvia hizo acto de presencia, al principio solo unas gotitas pero después mas intensa. Acompañado de ella y de fuerte viento de noreste, nuestro TriCaletero llegó  a Benaocaz, y encaró los técnicos y peligrosos kilómetros de descenso buscando la localidad vecina de Ubrique. "Piano, Piano y con los frenos en las manos", con mucha prudencia y respeto poco a poco nuestro TriCaletero, fue bajando y descendiendo con el culo totalmente apretado o por no decirlo, totalmente cagao de miedo, si nos permiten la expresión.


De Ubrique al Bosque, trayecto que entre otras cosas se siguió alimentando, así como realizó su primera micción del día "modo-non stop" que ya pusiera en práctica en el pasado el Medio Iroman de Lisboa (si no te leíste su crónica aun estas a tiempo de leerla).

Una vez en el Bosque, chico chaparrón que le cayó a nuestro pupilo justo antes de acometer la ascensión al segundo puerto del Día, el largo y temido Boyar. "Aguita pa el cuerpo, oleeeeeeeeee...con lo que me gusta  ami el agua cuando voy montao en bici...el año pasado calor y levante y este año frío y agua, cuando carajo me va a tocar un dia bueno en el titan con tos mis muertos". Sin más y calao hasta los huesos y loco por tanto, por empezar a subir el boyar, para entrar en calor, encaró poco a poco los primeros kilómetros de los 14 kms. que conformaban este largo y duro puerto. El desgaste de nuestro TriCaletero por el paso de los kilómetros era ya aparente. Su musculatura con tanto agua y frío no terminaba de entrar en calor y aun seguía algo agarrotada, a lo cual se le sumaba con más inri la tensión y nerviosismo iba acumulando en cada una de las bajadas que iba acometiendo. Por ello, no le quedo otra que ir subiendo poco a poco, nunca a ritmo y lentamente este 2º puerto de envergadura del día. Derivado de ello, a nuestro pupilo en dicho puerto le adelantó hasta el apuntaó...¡¡ Adios Pare ¡¡, "¡¡ Adios Juan¡¡", "¡¡ Adios Esther...ya te cogeré,...hi por los cojones no vea como iba la tia". Nuestro TriCaletero poco a poco con muy malas sensaciones, fue ascendiendo poco a poco, acompañado de la copiosa lluvia y siempre con el frío metio en el cuerpo. No entró en calor en ningún momento, pese a los ánimos y palabras de aliento y calor de sus colegas Jaime y Eladio, allí apostados animando a todo el personal pese a la que estaba cayendo. Que kraks los dos. Sin más..."Que largo se me hizo el Boyar chekillo"... coronó por fin el puerto o eso intuimos porque menuda intensa niebla hacia en lo alto del Boyar, en el que no se veía ni un pijo.


Calao hasta los huesos, acometío más que muerto de frío y miedo la bajada del Boyarín, antes de encarar los 3 duros kilómetros de las Palomitas.


Nuestro Pupìlo, esta vez si, hasta el carajo de pasar frío, subió estos tres kilómetros del mini-puerto a ritmo y con una cadencia rítmica de pedaleo, como lo ha hecho en mas de una ocasión en sus entrenos. En un plis plas, y pese a lo duras de su rampas, se encaramó en todo lo alto del puerto de las Palomas, puerto que sin más comenzó a bajar. Y ya sabéis, manos en los frenos, culo apretao, cuerpo en tensión, mandíbulas chirriando, y muchos..."Despacito TriCaletero Despacito, que el suelo esta muy duro".

Menudo alivio sintió nuestro TriCaletero cuando paso por el cruce de Zahara, y acometió los últimos dos kilómetros de llaneo de este 2º sector de bici..."Puffffff...ya paso todo, sano y salvo, aún no me creo que no me haya caido, del carajo... ahora a correr y si quiere que ya llueva ya lo que le de la gana".

Sin más llego a boxes, invirtiendo un tiempo integro de 4 h. 09 min. con 56 s. en los 92,43 kms. reales que tuvo este exigente sector, a una media por tanto de 22,19, y siendo el 155 mejor parcial de todos. Tiempo, media y parcial que podemos incluso dar por buena, después del frío y miedo que sufrió nuestro deportista sobre todo como es decimos en los tramos de descenso del recorrido.

Pues bien, a la carrera por el box, para soltar su cannondale y rapidamente se cambio de indumentaria, transformándose en el triatleta caletero en su versión atlética. Casco fuera, gafas fuera, guantes fuera, maillot fuera, calcetines mojados fuera, calcetines secos puestos, visera puesta, tenis puesto y a la carrera a correr este último sector. Nuestro TriCaletero tardó en torno a 4 minutos en esta T2.

Con muy buenas sensaciones, sin tener muy desgastadas y castigadas sus piernas y sin excesivo cansancio y fatiga en su musculatura de los miembros inferiores, acometió motivado y con ganas este último y exigente sector de carrera con una sola idea en la cabeza..."Hoy corro yo esto, de principio a fin sin pararme ni una vez, como me llamo yo el Triatleta Caletero..omeeeeee me tienen que matar...vamooosssssss" , idea que no borró de su mente en todo el sector. Nuestro TriCaletero, muy motivado fue capaz de correr de principio a fin los 18 kms. y pico de dicho sector, sin pararse ni un solo momento, ni en las temidas cuestas que poblaban el recorrido, ni en los temidos 3 últimos kilómetros finales hasta Zahara. Bueno mentimos, si que se paro una sola vez, nada más salir de boxes para descargar el canario..."en Gavi??? el  puede dar fe de ello...jejeje".

Poco a poco, y con muy buen ritmo fue completando los kilómetros desde la presa a Zahara, saludando, animando y arreando a todos los triatletas conocidos y no conocidos que ya iban de vuelta los muy maquinones. Sus tradicionales "Vamooossssss Vamoossssss", resonaban en toda la sierra de camino a Algodonales. Estaba disfrutando de lo lindo en este ultimo sector, disfrutando como nunca porque por primera vez en mucho tiempo sus temidos problemas de contracturas en los isquiotibiales no hacían acto de presencia y le están permitiendo correr con normalidad. "Oleeeeeeeeee...que bien voy no?...hoy me parece a mi que mis tradicionales "paro-estiro-ando-troto-corro-y vuelta a empezar" se van a quedar para otra ocasión, porque hoy voy que me salgo del pellejo...bendita sales y bendito magnesio...Vamooossssssssssssss". Muy motivado por ello, y arreado por sus compañeros de club y familiares apostados en los avituallamientos, llego a Algodonales, punto donde giró y sin más reinició igual o más motivado el camino de vuelta.

Siempre con una sonrisa en su boca, y con excelentes sensaciones para las alturas de prueba que iba, fue completando ahora los kilómetros de vuelta. Incompresiblemente iba mas que sobrao de fuerzas, tanto que incluso se permitió el lujo de seguir animando voceando y arreando a todo aquel con el que se cruzaba, y sobre a su compi el gran Pare, Emilio, que no estaba pasando por unos buenos momentos en esos preciosos instantes. Siguió y siguió sin para en ningún momento. Encaro el exigente kilómetro y medio de ascenso a al presa. Seguía adelantando gente, con más que unas fenomenales sensaciones, supramotivado porque ya se veía mas que capaz tal como se había propuesto, de finalizar el último sector de principio a fin sin para de correr (con la de veces que tuvo que parar en la edición titanera del año pasado).

Supramotivado, llegó a la presa y sobre la parte llana de la misma, como poseído por una fuerza externa desconocida siguió apretando..."soy una mala bestia, el titan, este titan no va a poder conmigo como ya hizo el año pasado"...y siguió adelantando gente. Ya a las faldas de Zahara, justo en el cruce, respiro profudamente y se confabuló consigo mismo..."ahora a ponerle la guinda el pastel, si duros son estos dos ultimos kilometros y pico del titan, mas duro soy yo...pa la plazoleta del tiri tirón lo más rápido que se pueda".

Ascendió poco a poco y siempre corriendo al trantan, estos duros y exigentes últimos kilómetros. Mientras ascendía su gran amigo, Mario, el chikitin volador de la Bahía ataviado con su respectiva camiseta tricaletera, bajo para acompañar a su amigo en estos últimos miles de metros. Este le dio su Camiseta TriCaletera con la cual entraría en meta, momento en el que se vino mas aun arriba. El chikitin se asombraba una y otra vez de lo bien que iba nuestro TriCaletero pese a llevar más de 6 horas dándole el tute al cuerpo. Poco a poco, y sin parar de correr en ningún momento siguió ascendiendo y acometiendo sus últimas curvas y metros. Ya escuchaba la megafonía de fondo. Los vellos se le erizaban. La piel de gallina. Su cara de felicidad lo decía todo. Si el año pasado, a estas alturas llegaba más que muerto, este año llegaba más que sobrado. Tanto fue así, que fue el mismo el que avisó a su familiares y amigos apostados en la muralla previa a meta, de que el TriCaletero ya llegaba a meta, "Vamoooooossssss Vamooosssssssssss Señores ya toy aquiiiiiiiii, con dos cojones y un palito vamooosssssss ¡¡¡. No se le borraba la sonrisa de la boca.

Últimos metros. Ultima cuesta antes de encarar meta. Los aplausos, los ánimos, las felicitaciones de todos los suyos, la cara de felicidad de todos ellos,  solo por eso había merecido la pena tanto esfuerzo, sufrimiento y sacrificio. Nuestro TriCaletero estaba muy feliz por todo ellos. Estaba muy feliz consigo mismo. Estaba vez si había disfrutado de este Titan. Tenía una cuenta pendiente con esta mítica prueba desde el año pasado y en esos momentos la estaba saldando de la mejor manera posible.

Últimos metros, ya pisa la alfombra azul, el público aplaude a nuestro TriCaletero y el emocinado le devuelve como agradecimiento el suyo. Ya llega al arco de meta, y emocionado como si fuera el primer clasificado, levanta sus brazos con los puños muy apretados y gritando un fuerte "Siiiiiiiiiiiiiiiiiii ¡¡", cruza por fin esta soñada línea de meta...sin saber ni importarle el tiempo que finalmente había hecho, y dedicándole la prueba en exclusiva a su querido padre el "gran Papa de Cai" porque asi se merece eso y mucho más por todo lo que ha hecho en toda su vida por su hijo el TriCaletero.

Nuestro TriCaletero fue capaz de correr (esta vez si podemos decir correr, porque realmente así fue), los 18,81 kms. de ultimo sector a pie, en un tiempo de 1h. 37 min. 31 seg. ( 25 minutos aprox. menos que el año pasado), a una buena media de 5:11 minutos el kilómetro, siendo el 102 mejor parcial.

Una vez cruzó la línea de meta, mil y un abrazos y felicitaciones con sus familiares, y con los mil y un amigos y tri-amigos con los que se encontraba. La cara de felicidad de nuestro pupilo lo decía todo. Después de tanto y tanto sacrificio y esfuerzo durante los últimos meses por fin había podido disfrutar de su  Titan tanto como había soñado. Estaba muy contento con su propia actuación tal como el mismo nos expresó una vez que terminó la prueba..."del Carajo, de puta mare, supercontento, de lujo...más no le puedo pedir...bueno si le podría haber pedido un paragua, porque vaya tela la que nos ha caido...jejeje, lo he disfrutado como nunca, mis problemas musculares me han respetado durante toda la prueba,...asi que ya os imagináis, estoy que me sale la felicidad por la orejas..jejeje..que bueno chekillo  ¡¡ Vamooossss Vamooossss Go Go Go ¡¡"

Dicha felicidad se multiplicó más aún, cuando a los minutos pudo comprobar el tiempo final que había logrado. ¿¿¿¡¡ 6 h. 36 min ¡¡???...pufff...36 minutos menos que años pasado...pufffff que bueno chekillo, pero que bueno...¡¡ Vamooosssssssssssss¡¡.

Sin más y sin borrársele la sonrisa de su cara en todo momento, se cambió de indumentaria y se puso sequito, porque ya estaba bien el día de pasar frío y de estar mojado. Descanso un poco, se rehidrató en las carpa post-meta, se tomo un frenadol (ya que el resfriado estaba más que asegurado) y una vez recuperado puso fin a esta genial participación en el Titan, a la que no le pudo pedir más, celebrándolo con todos los suyos en un restaurante cercano, ya que la ocasión así lo merecía.



Pd.1: Como ya os adelantábamos, con la prueba serrana titanera y con sus posteriores dos semanas prescriptivas de restablecimiento y descanso activo, nuestro TriCaletero ponía el broche final y daba por finalizada esta extensa, productiva y maravillosa "Temporada 2011-2012". Por ello, y como ya viene siendo habitual en este vuestro blog, en la próxima entrada os haremos un extenso resumen de la misma, haciendo balance de todo lo acontecido y de todo lo que ha dado de si esta temporada 2011-2012, la cual llevará adjunto su ya también tradicional álbum recopilatorio fotográfico deportivo de la misma. Así que ojo, no te la vayas a perder, como siempre aquí, en este tu blog preferido.

Pd.2: De igual modo, como os decimos durante estos 15 días post-titaneros de restablecimiento y descanso activo, nuestro TriCaletero está perfilando su nueva y apasionante temporada 2012-2013. Nueva temporada que como no podía ser de otro modo, os informaremos y contaremos con todo lujo de detalles. Sus pormenores sus objetivos, sus pruebas y todas sus novedades, muy pronto aquí en el Blog del Triatleta Caletero.

6 comentarios:

  1. Oleeeeeeeee que buena cronica tricaletero no tiene desperdicio, que arte mas grande cojone.

    Pd.1: si nadie me postea,po yo mismo lo hago. No tengo abuela vamooosssssssssssssssss jajajajja.

    ResponderEliminar
  2. DOI FE DE QUE EL ARTISTA ESTE SE PARO A ECHAR UNA PEASO DE MEADA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. di que si Gavi...jajajajajaaj Gran meada TriCaletera gran meada...jajajaja vamooossssssssss un abrazo fiera.

      Eliminar
  3. espeluznante la cronica,tengo que reconocer que me la he leido en varias entregas,me hubiera gustado estar allí con mi camiseta tricaletera pero no pude ir este año pero me alegro muchisimo del peaso titan que has hecho y lo bien que te has encontrado en cada momento,fruto de tu trabajo y esfuerzo por supuesto ,que te lo has currado de lo lindo.un abrazo ahin de grande coone y a disfrutar mas y a sufrir menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias traga, pa el año que viene para preparar el trisur puedes hacer el titan nO'? ya que stamos jejejej vamoos vamoos go go go. Un abrazo compadre.

      Eliminar
  4. Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs de Deportes y Fitness. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacat@gmail.com
    besoss
    Emilia

    ResponderEliminar