viernes, 7 de octubre de 2011

Crónica: "VII Triatlón Titan de la Sierra de Cádiz" (el Antes de la Prueba) .

El Antes de la Prueba... ¡¡Un, dos, tri...Vamonos que Vamonos ¡¡.

Las 6:00 horas de la mañana. El despertador del móvil por fin suena. "¡¡Oleeeee...ha llegado el gran día...oleeeeee ¡¡" . Todo oscuro. Le doy a la Luz. Pero sigue todo oscuro. Le doy otra vez, pero nada. Solo oscuridad.  "No me lo puedo creer... ¡¡ no hay luz en toda la casa ¡¡. Po mira tu que bien empezamos el gran día...a oscuras, manda cojones".

Descorro las cortinas, pero en la calle y en toda Algodonales tampoco hay luz alguna.  "¡¡ Sus muertos tos ¡¡. Primer imprevisto del día con el que no contaba y primeros nervios que ya empezábamos a acumular antes de la prueba, los cuales se sumaban a los ya acumulados durante el día anterior por culpa de los arañazos de la paquetera con los muertos de las ramas de los putos olivos de la casita campo de los cojones. Mal asunto para mi. Menos mal que las ruedas de la bici las deje colocadas y listas la noche antes, ya que al final seguramente con todo oscuro y con lo poco manitas que soy, coloco delante la de detrás con perfil con los piñones incluido y todo, y atrás la tapadera del bombo de la basura de la cocina. Vaya papeleta.

"¿¿¿Y si enciendo una antorcha????"."Tranquilo TriCaletero que no cunda el pánico que se te va la cabeza amigo con los nervios tranquilo". Me digo pa mi mismo. "Eureka¡¡. Todo solucionado. El móvil. La luz del móvil puede ser más que suficiente para alumbrar y darle un poco de claridad a mi gran problema".
 
Pues dicho y hecho. "Start" y se hizo la luz. A los cinco segundos se hizo de nuevo la oscuridad. "Start" otra vez, y se hizo la luz de nuevo. Rápido me fui para el w.c. por el pasillo, intentando llegar al cuarto baño antes que se volviera apagar la luz del móvil. Justo cuando entraba en el servicio, de nuevo se apaga y gran golpe in extremis que me di en la cadera con el mármol del mueble del lavabo. "¡¡ Los muertos del Mármol Macael, de la luz y del Newton de los cojones ¡¡. Start de nuevo. Se hizo de nuevo la luz.

"Con to lo que me toy meando no creo que la luz del móvil me aguante hasta que mi vejiga quede saciada, y si ya es difícil apuntar por las mañanas dentro de la taza del wate, hacerlo sin luz creo yo que misión imposible. ¡¡ Joder los muertos la luz ya ome ¡¡". Start. De nuevo se hizo la luz. Pos nada. Ni corto ni perezoso, baje la pretapa del wate tal como hacen las mujeres cuando entran en el baño, y a lo Duquesa de Alba en su trono, me siento sobre él para miccionar en plan maricona. Entenderme así me aseguraría no mearme fuera del wate, y tener que ir hasta la cocina a por la fregona para recogerlo, porque si así lo hubiera hecho un parrafito extra de andanzas y peripecias tricaleteras que tendría más esta escueta crónica.

Mientras que estoy sentado en el wate miccionando, recibo un sms de mi amiga Ainara..."Joder mira que tiene horas el día, y esta se acuerda de darme ánimos y apoyo a las 6:10 de la mañana, si es que hay gente para to". El mensaje decía textualmente: "TriCaletero como me vuelvas a mandar mas mensajes en blanco a las 6:00 de la mañana, te corto los huevos y te parto las piernas, además de cagarme en tos tus muertos". Muy fina ella. No me lo podía creer. Con el "Start" del móvil, y al darle repetidas veces a la misma tecla para encenderlo, le había estado mandando mensajes en blanco a Ainara..."Ainara" que empieza con la "A", y que por lo tanto era la primera que tenía en mi listín telefónico..."joder vaya tela, liándola a más no poder". "Ainara perdóname, pero no vea como me alegré de haberte conocido  y de tener tu número de teléfono en ese momento amiga, que porque???... porque el segundo en mi listín telefónico era "Antonio Jefe Piscina", ¡¡ mi jefe ¡¡, menos mal...que sino, si que sería todo un Titan... pero un parao más a partir del Lunes". Increíble la que se puede liar en unos segundos.

Aviso al lector: El siguiente párrafo está elaborado con humor podríamos decir algo escatológico, no del agrado del todo el mundo, por ello y si así lo prefieren, le invitamos a que se lo salten y no lo lean, y prosigan su lectura por el  siguiente párrafo que comienza con: " Aún no se como..."....eso si, yo que ustedes aguantaría el tirón, y  lo leería, ya que no tiene desperdicio...

Ya sabéis. Cuando un hombre se sienta en un wate, no se sienta solo para descargar liquido sino para descargar solido. Yo solo quería descargar líquido, pero mi instinto masculino, y mis nervios que ya empezaba hacer de las suyas en mi estomago, me pedía en esos momentos descargar solido. "Aguanta TriCaletero aguanta. Solo pipi. No Caca. Que no hay luz compadre". No hubo forma. Al final pipi y caca. Joder. Otro problema. Menuda situación...ya os imaginareis el espectáculo: papel higiénico manchado, oscuridad y luz del móvil. No hace falta que entre en más detalles no?.

Vaya tela, como había empezado el día...cagao podríamos decir y no de miedo precisamente (de miedo sería una hora más tarde cuando vi como estaba el agua del pantano con el levantazo, pero para eso tendréis que esperar al final de este capítulo de esta escueta crónica).

 Aún no se como pero con la luz del móvil que cada 5 segundos se apagaba, me pude asear convenientemente (aviso a navegantes el papel higiénico en la oscuridad os aseguro que no es 100% fiable), lavarme la cara, trasladarme de nuevo a la habitación, vestirme de Triatleta sin olvidarme y sin que se me pasase nada del atuendo,  sacar todo el tri-tinglao (bici, mochilas y demás) de la habitación  hasta la casapuerta y sin matarme por las escaleras, cargarlas finalmente en la Paquetera TriCaletera, que esa si que es autoilumino-suficiente, gracias a Dios.

Una vez todo listo, y rezando que con la oscuridad no se me hubiera olvidado nada, nos montamos en la Paquetera, y con la luz larga,  rápido y veloz a la búsqueda de un bar o venta, donde poder desayunar...ya que como no había luz en la casa, la tostadora y la cafetera tampoco estaban operativas.

Algodonales a esas horas parecía el Bronx. Todo oscuro y ni un alma en la calle, y menos aún una cafetería abierta. "Joder, Joder, Joder...no puedo hacer el Titan, sin desayunar un poco antes. Joder...más nervios para el cuerpo". De repente se me ilumina la bombilla...(más vale que se me hubiera iluminado en cuanto me levanté...menudo plan). Me acordé de la venta del al lado de la gasolinera de la entrada a Algodonales, que recordaba que habría a las siete ya que habíamos desayunado allí en muchas ocasiones de las muchas visitas que había hecho a la sierra para preparar el titan, en el cual se desayunaba de lujo y para más inri  sus servicios eran muy amplios y sobre todo tienen luz. Po del tiri tirón  que tiré para allá.

Las 6:55 de la mañana. Y la venta cerrada. "Joder, joder y joder...más nervios para el cuerpo. ¡¡Compadre abre ya cojone ¡¡". Y me dice el ventero por la ventana: "Zikillo po zi que teas levantao tu con hambre, ya voy ya voy, que con esas pintajas seguro que tendrás frió y to amigo, que vienes de una fiesta disfraces???". "Venterooooooo amo tenerlas en paz que no esta el horno pa bollos...hablando de bollos ponme café con leche y dos molletes con manteca"..."Sssssssss tranquilo que la fiesta de disfraze ya ha terminao, ademàs la tostadora se tiene que calentar". "Joder, Joder,Joder...más nervios pa el cuerpo". "Po zi. Po sabe que te digo que voy  a aprovechar el tiempo, me voy al servicio hacer de cuerpo". "Otra vez ???". Me dice la parienta. " Si la segunda del día, bueno de la noche porque todavía no había amanecido"...Nervioso yo??? que va. "Oleeeeeee esto es un servicio en condiciones con su luz incorporada de serie, oleeeeeeeeee...tac¡¡ se fue la luz, otra vez no ome, otra vez no...los muertos del Temporizador".

En cuanto salí del servicio, enguñí a toda prisa los molletes y el café con leche y de nuevo rápido y veloz a la carretera. Arranco y directos al aparcamiento de la presa de Zahara. Curvas de derechas, curva de izquierda, rasante ras...llegué allí más rápido que Carlos Sainz...(lo rápido que vine de Algodonales a Zahara, todo lo contrario de como vendría después horas más tarde en el sector de la carrera a pie del titan, pero para eso tendréis que esperar al quinto capítulo de esta escueta crónica). 

Las 7:20 horas. Y la barrera del aparcamiento echada. A uno de la organización..."Caballerooooooo buenos días, me podrías decir cuando vais abrir el aparcamiento, que el Triatleta Caletero ya esta aquí listo y casi preparado para el Titan oleeeeeeee ¡¡. "Tranquilo Maikel Night, que todavía quedan 10 minutitos". "Joder, Joder, Joder más nervios pa el cuerpo".

"Iraaaaaa si ya está ahí también el mister, si es que de tal palo tal astilla, si to lo malo se pega". Gran abrazo y nerviosa conversación insursa mantenida con el mister (no daba ya pa mucho en mi estado actual de nervios) que fue suspendida, cuando el que me había llamado "Mikel Night" abrió por fin la barrera.

No os podéis ni imaginar lo rápido que baje la cuesta de acceso del aparcamiento, igual de rápido como bajé horas más tarde las  rampas de las Palomas con mi "cannondale", pero para eso tendréis que esperar al cuarto capítulo de esta escueta crónica).

Aparqué mi Paquetera al fondo del todo. Abrí el portón, monté mi foquito de luz y puse mi música motivadora (la misma que la del blog) a toda pastilla. El parking, aún oscuro y desierto. Tranquilamente, si lo podríamos llamar así, saque mi cannondale de la funda, le realicé los últimos ajustes, y ultimé con mimos todos y cada una de las "herramientas de trabajo" que  a lo largo del gran día iba a utilizar. Una vez todo listo, directos a boxes con todo a cuestas, nunca mejor dicho porque menuda cuesta que tuvimos que subir para acceder desde el aparcamiento a boxes.

Las  7:55 horas. "Oleeeeee de los primeritos en entrar en boxes para el chek-in del material". "Oleeeee me han dado una bañera y con todos los colores que había me la han dado azul, mi color de la suerte...oleeeeeee" (bañera igual a la que me daría más tarde tras cruzar la meta en la carpa de los masajes y descanso de triatletas cuando me vieron con la cara de fatiguita con la que había llegado, pero para eso tendréis que esperar al sexto capítulo de esta escueta crónica).

Busco mi box. El 67, muy cerquita del acceso de entrada y salida al pantano. No vea como estaba soplando el levante. Desde mi box pude visualizar lo picada que estaba el agua. "¡¡ Dios mio, que estamos en Zahara de la Sierra o en Zahara de los Atunes???, que barbaridad ¡¡""Joder, Joder, Joder... más nervios para el cuerpo".

De espalda al pantano, para así evitar ver lo "bonita" que estaba el agua, preparo todo el tinglao en boxes. No vea como se movía mi cannondale  colgada en el box por el viento. "¡¡ Puffffff...dios mio que locura, esto hoy va a ser un auténtico infierno ¡¡".

8:30 de la mañana. Poco a poco se van llenando los boxes de triatletas que seguro que habían dormido un poquito más que yo, todos y cada uno de los cuales se quedaban estupefactos al ver como estaban las aguas del pantano . ¡¡ Señores, habéis traído las tablas de windsurf ???¡¡. Atino a decir uno de ellos con todo el arte del mundo. Y para que veáis que así era, vean el siguiente video os aseguro que no es Tarifa, es el Pantano de Zahara...

video

Una vez todo listo, revisado y más que revisado, tiempo para los saludos y abrazos y fotitos de rigor con todos los colegas (tales como toda la gente buena de mi gran club y sus geniales acompañantes y familiares, así como toda la tri.tropa: Alvarito, David, Lay y su gran gente del Tri-Bikila de Dos Hermanas, Hector, Juan Antonio er Tri-Morón, Gavi, David er Waltrapa, Tragabuche, Chayanne, Fernandón, el gran Jorge Garret  y un sin fin de tri-amigos más,... La marea azul y amarilla venían de camino, ya sabéis los chavales son de cai cai, y le gusta llegar a los sitios justito justito, y más aun si tienen que madrugar...jejeje...pero dicen que más vale tarde que nunca, pero finalmente llegaron ataviados con sus fabulosas Camisetas TriCaleteras...¡¡ que grandes dios mio, que grandes ¡¡.


Cada vez que me encontraba con cualquier tri-amigo, la pregunta formulada era la misma: "Killo has visto como esta el agua???". "Como pa no verla hermano, como pa no verla la tengo hasta grabá, con eso te lo digo to. Cagaito que toy".

Hablando de eso. Las 9:05 horas de la mañana. De buenas a primeras gran retortijón que me da y mi 3º visita del día al w.c. se hace más que patente. Nervioso yo??? que va y mi estomago tampoco. "¡¡ Klinex, clinex, clinex...un servicio por favor, un servicio que es de extrema urgencia ¡¡". "No me creo que no haya ni un servicio en todo boxes. No me lo puedo creer." "Natalia, Natalia dime por tu mare de tu alma que sabes donde hay un servicio". Natalia, hermana de mi gran compañero de Club, Rubén Braza, fue mi salvadora. "Caletero en la caseta de madera de ahí arriba hay servicios según me han dicho". Descalzó, con los calcetines a la carrera y con mi paquete de clinex en la mano, me fui del tiri tiró para la caseta de madera. "Pero como coño llegó hasta ella???". "Caletero tienes que salir fuera de boxes y rodearla, y al final de la alambrada a un boquete por donde te puedes colar"...me dijo uno triatleta desconocido en cuya mano tenía un paquete de klinex medio vació muy sospechoso.  "¡¡ Oleeeeee, que buena organización ijo y que buen acceso la de los servicios, igual de bueno que el acceso de la casita campo de los cojones¡¡". Al sprint me encajó allí, pero...puffff vaya pestazo y vaya gran cola de triatletas aquejado de "mieditis pre-natación por aguas bravas la que había formada". Miro el reloj. Las 9:15 de la mañana. "Al carajo. No hay nada que hacer. No queda otra. No puedo esperar me tengo que poner aún en traje, con el trabajito que me cuesta. 3º visita al w.c. abortada" (crasso error, dicha decisión creo yo que fue crucial y sentenciaría mi actuación en el Titan, como veréis más adelante).

De nuevo a la carrera, para mi box para ponerme el traje que esto va a empezar en un plis plas. Mi estomago se me quejaba amargamente por la decisión tomada ¡¡ Los muertos mi estomago...puffff menuos retortijones ¡¡ 

Traje. Aceite. Bolsa de plástico. ¡¡ Los muertos el traje, que trabajito...normal si es que toy hinchao de no haber evacuado ¡¡.  Tras varios minutos de severo esfuerzo, ya estaba el tio vestido de tri-buzo. Mis nervios por momentos iban aumentando paulatinamente, al igual que los retortijones, que debido a la presión que ejercía el traje sobre mi barriga aumentaban de igual manera en intensidad."Puffff...".

De dicha manera, me despido cariñosamente de la parienta y muy despacito (como si me resistiera a entrar en el agua) y muy pero que muy nervioso, accedo al pantano por la resbaladera de acceso al mismo. Me mordía los labios, no solo por los nervios, sino también aguantando los terribles retortijones que me estaba dando en esos momentos. " Traquilooooo TriCaletero tranquiloooo ahora dentro del agua en cuanto sueltes gases y empieces a nadar, se te pasaran". Me intentaba tranquilizar muy iluso de mi.

Me introduzco en el agua poco a poco, y me situo en una buena posición entre los numerosos triatletas ya allí apilados. El agua no está tan fría como esperaba, pero yo estaba temblando como si estuviera a -20ºC bajo cero. Nervioso yo??? que va, que va...simple y llanamente muerto de miedo. "¡¡ Rubén, menudas olas colega ¡¡". Es lo único que atine a decirle a mi compañero de club que estaba junto a mí, en ese momento. "¡¡ Caletero que tienes frió no??? ¡¡". Me pregunta mi compi. "No pisha no, no es de frió por lo que tiemblo precisamente". Le contesté.

Gps preparado...bueno casi preparado...el "Virtual Partner al ver el percá del agua, se había quitado del medio. Dedo en el Start, bueno o eso intentaba ya que difícil me lo ponía mi propio tembleque y el vaivén de las intensas olas. La salida se retrasaba, y yo venga temblar..."¡¡Dios mio que empiece esto ya, que me va a dar un soponcio ¡¡". En esos interminables minutos de retraso, alcance mi mayor umbral de nerviosismo de toda la mañana: los retortijones hay estaban  haciendo de las suyas a "punta pala". Los gemelos y los isquios se me cogían de la tensión solo con el vaivén de las olas. La vista se me nublaba. No escuchaba nada. Únicamente oía los repetidos chasquidos en mi boca del choque de mis dientes unos con otros . Estaba tiritando. Esto ya iba a empezar. Me hice el valiente, me intenté animar.¡¡"Caletero quien dijo miedo, ha llegado el momento amigo, vamos allá...vamos vamos ¡¡. El Titan, tu Titan por el que tanto has luchado esta apunto de empezar. ¡¡ Vamooosssss Vamooosssssssss cojones Vamooossssssssss Go Go Go¡¡.

Tras indicar hacia la primera boya hasta la cual había que nadar, vi al tío de la moto de agua, coger con su mano el silbato y llevárselo a su boca . Trras ello respiré muy profundamente y...

Pd.1: Esto parece que se presenta muy pero que muy largo. No os perdáis en los próximos días, la tercera entrega de la saga Titanera TriCaletera. "Crónica: "VII Triatlón Titán de la Sierra de Cádiz: Natación + T1". Muy pronto aquí en este tu blog preferido. El Blog del Triatleta Caletero.

5 comentarios:

  1. Hi, I came across your site and wasn’t able to get an email address to contact you. Would you please consider adding a link to my website on your page. Please email me back and we'll talk about it.

    Thanks!

    Mandie Hayes
    mandie.hayes10@gmail.com

    ResponderEliminar
  2. Antess que nada felicitarte y decirte que esa marca no te hace justicia pero esto no es una evaluacion continua y solo puntua el dia de la prueba. Ademas del clima veo que tuviste otros contratiempos y solo el que sufre esos nervios puede entenderlo. Descansa de toda tu gran temporada que el año que viene habra otro Titan y podras vengarte de la prueba.

    ResponderEliminar
  3. Compadreee..., aunque ya me se el desenlace, no te voy a poner naa hasta que termines la minicronica que estas haciendo.... Que esto es mas lasgo que Arrayan....

    ResponderEliminar
  4. Nada tio, que nos haces esperar, para cuando el resto????, jejeje

    ResponderEliminar
  5. y seguimos leyendo! veo que las cosas no pintaban bien al principio, te esta quedando como una autentica peli o telenovela con su trama y sus contratiempos jeje

    ResponderEliminar